Fotografía nocturna de larga exposición de un arco de una iglesia en ruinas visigoda con la vía láctea cruzando por detrás

Catorce siglos de decadencia… pero aún en pie

La foto nocturna de esta semana la tomamos a principios de verano, disfrutando de la vía láctea en un buen cielo que termino cubriéndose con nubes. El lugar tiene mucha historia, más concretamente catorce siglos pues se trata de las ruinas de una antigua iglesia visigoda construida en el S.VII.

La culpa de no haberla subido antes la tiene Iván Ferrero, que si no le conocéis ya podéis echarle un vistazo en sus redes porque es un crack del paisaje y las panorámicas. Poco después de hacer esta foto y antes de que pudiese publicarla se marcó una pano espectacular de este sitio que hizo que se me quitasen las ganas de subir la mía jajaja. Para rematar se curró un pedazo de videotutorial en su canal de Youtube digno de verlo, además de enseñar entretiene aquí ;P

Fotografía nocturna de larga exposición de un arco de una iglesia en ruinas visigoda con la vía láctea cruzando por detrás
Catorce siglos de decadencia – DMD Fotografía

Cómo se realizó la fotografía

Pues lo primero…. se realizó con prisas jejeje Llegamos más tarde de lo esperado y la vía ya había comenzado a salirse del arco así que tuvimos que correr para conseguir encuadrar e iluminar. Por suerte, teníamos la idea más o menos clara pero no tuvimos tiempo para variar encuadres.

En esta caso ubicamos 3 luces estáticas muy cálidas para iluminar, fácil de adivinar dónde estaba cada una ubicada ¿verdad? La parte frontal del arco iluminamos con una linterna fría. Los tonos tan anaranjados los conseguí poniendo el balance de bláncos cálido en la toma y potenciado en edición.

Datos EXIF de la foto

  • F2.8
  • ISO1600
  • 20seg

Equipo utilizado (Enlaces a Amazon)

  • Objetivo Tokina 11-20mm 2.8. Ver
  • Disparador remoto inalámbrico. Ver
  • Trípode Aluminio Neewer 7211. Ver
  • Linterna fría Ver
  • Luces estáticas RGB. Ver

Para todos aquellos que os animéis a visitar el lugar, cuidadlo. Lleva 14 siglos pero sus arcos aún aguantan orgullosos y esperamos que nos permitan seguir disfrutando sus noches muchos años más.

Mucha luz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.